Burbujas de Deseo

Artículos con la etiqueta Kevin Slack

In Bed with Marlon and Andro. Sexy Cuban Models. Kevin Slack Photos

Otro excepcional trabajo de ese maravilloso fotógrafo canadiense, con alma de cubano, llamado Kevin Slack. La belleza erótica de estos dos jóvenes modelos cubanos llamados Marlon y Andro. En la cama, con ellos dos y todo el erotismo de su ardiente piel. Pasión, deseo, belleza. Pocos como Kevin Slack para hacer grande y bella, el contacto de la piel entre dos jóvenes, el deseo encendido, el ardiente fuego que crece en su interior en una tarde calurosa de la Vieja Habana. Con Marlon y Andro, en esa cama que anhela ver sus abrazos, sus besos, su fogosidad como cualquier pareja de enamorados. Desde Cuba, Kevin Slack, único para recrear belleza y sensualidad. Y podéis visitar sus galerias privadas dónde visualizar todo el contenido de estos maravillosos trabajos. Y también, el banner Fine Art 4 Men con sus mejores trabajos. Gracias, Kevin!!

Orly: Erotismo De Cuba. Hot & Sexy. Kevin Slack Fotos

Todo el erotismo y la virilidad masculina de los hombres de Cuba, representado en Orly. El sensual y atractivo modelo que nos presenta en exclusiva para “Burbujas De Deseo” ese magnífico fotógrafo canadiense -cuya máxima pasión es la belleza y el calor de Cuba- llamado Kevin Slack. Buen amigo de esta web, Kevin Slack, nos presenta a Orly en este magnífico editorial titulado ” Orly va a Los Jardines De La Polar” En sus palabras y en inglés:

“Orly was jealous. I had taken nearly everyone to the gardens but not him. So when I discovered he was vexed, I had to fix it. And so, in the late afternoon sun, Orly and I got fairly steamy and sweaty in my favorite gardens”  Algo así como que Orly se sentía celoso e infeliz porque no había sido llevado a los jardínes preferidos de Kevin. Ese magnífico paraje llamado “Los Jardines De La Polar” Magníficas fotografías -nunca nos defrauda Kevin Slack con sus trabajos- con la sensualidad y la belleza tan masculina de Orly. Cuba, siempre es un paraíso con Kevin Slack.

Thanks, my friend!!!

Enrique’s Striptease. Kevin Slack Fotos

Bellísimo Enrique, uno joven cubano con un erotismo que es pura pasión. Bajo el magistral prisma de ese magnífico fotógrafo canadiense que es Kevin Slack. Cuba es su pasión y pocos como él, para plasmar toda la belleza masculina de los hombres cubanos. En esta ocasión, Enrique. Pero mejor, en sus propias palabras -en español e inglés- para narrar como fue esa sesión fotográfica con este joven y atractivo cubano. Sabor ardiente con Enrique:

“Durante su sesión de iniciación, ni Orly ni Jorge Luis pudieron convencer a Enrique para que se desprendiese de su ropa interior. Solo cuando él vino a mi casa y me comentó que quería una sesión fotográfica, yo fui todo para él. Especialmente cuando Enrique dijo que quería ser más audaz. Yo no necesitaba una gran motivación para encontrar el espacio adecuado para realizar el striptease de Enrique. Y qué gloria más hermosa. Una vez empezamos, apenas hablamos. Él sabía exactamente lo que yo quería y se entregó completamente dándome todo. Sabía exactamente qué hacer con su cuerpo y, fue incansable. Casi quería dejar mi cámara y, simplemente, observar. Casi”

“During his initiation session, neither Orly nor Jorge Luis could get Enrique out of his briefs. So when he came to my private house and told me he wanted a solo shoot, I was all for it. Especially when he said he wanted to be more daring. And I needed no bigger motivation to find a space and put together Enrique’s striptease.
And what a beautiful glory it was. Once we got started, we barely spoke. He knew exactly what I wanted and he gave it to me. And he knew exactly what to do with his body and he was tireless. I nearly wanted to put away my camera and just watch. Nearly”

Kevin Slack web: Snappedshots

Thanks, my friend!!!

La Rancha Luna, Cienfuegos, Cuba. El Erotismo De Kevin Slack

Viajar al Cuba con el gran fotógrafo canadiense Kevin Slack, es todo un placer visual. Encontrar el erotismo de sus hombres, las maravillosas imágenes, el calor y ardiente erotismo de sus fotografías hace que uno, se sienta cerca de ese apasionante país. Kevin Slack nos traslada en esta ocasión, a un “Beach Resort” o Balneario situado a las afueras de la ciudad Cienfuegos: La Rancha Luna. Allí, Kevin Slack, dejo que su cámara fotográfica sedujera a Orly, a Jean Miguel, a Alejandro. Y junto a ellos, se acercó y nos acercó al paraísco más seductor. A la belleza y la pasión del hombre cubano. Con sus magníficas imágenes de esta seductora y erótica “La Rancha Luna” Con fotos en exclusiva para “Burbujas De Deseo”. Pero nadie mejor que él -aunque está en inglés, creo que no es difícil entenderlo o traducirlo- explica mejor que nadie y en primera persona su bella y erótica experiencia en “La Rancha Luna” Kevin Slack, gracias, otra vez. Eres una excelente persona, un buen amigo y un maravilloso fotógrafo. Gracias por mostrarnos esa Cuba intensa, ardiente y bella.

Shooting in Cuba, especially outside of Havana, is a great and exhilarating and addictive alchemy.  There is so much intention of course, and so much chance too. And in the end, as with most travel experiences, you walk away with where chance and intention intersect. It’s a process that I am sure I will never tire of. It’s also a great thing to get out of Havana, to hit the road, and to spend time with friends, and so this time we set off for Cienfuegos. Orly lights up when we get the keys to the rented car. Before we’re out of Havana, he’s blasting Black Eyed Peas and Lady Gaga from the car stereo and, just out of the city limits, he speeds off – I don’t know anybody who drives as fast as Orly – to Cienfuegos to meet up with my friend, Reinaldo.

Cienfuegos is beautiful and charming and clean. The Malecon, the boardwalk, is a postcard-perfect marvel. That first night we went out to a club where we met Jean Miguel. And the next morning Jean Miguel introduced me to a friend of his, Alejandro. And so we set off to a beach resort just outside of Cienfuegos: La Rancha Luna. At first, we weren’t as alone in that beautiful wide-open country as I would have liked. There were herding goats and wandering chickens as well as a few farmers and fishermen. But when I got to work and when I forgot about our stray audience, they disappeared. Orly, not only my favorite chauffeur, is also my favorite instigator. I can always count on him to get things going: he was posing under a tree with my friend Reinaldo before we were even set up.

By the time we moved to the beach, Orly switched to Alejandro. Alejandro beguiles me, beguiled my camera.  He looks at first like rough trade – someone you wouldn’t want to meet at night in the streets – but he softens immediately to me, to the boys, to the experience. He explains that for school he had to burn off some of his many tattoos including the one on his left shoulder. And there is so much expression and soul in his face, in his eyes. Orly calms Alejandro down too and then turns him on. And, of course, Orly is the first to get naked. He loves speed. And he loves getting naked. The others quickly take Orly’s lead. Alejandro was eager to show me where he had had a pearl surgically inserted under the skin of cock shaft. I had read about Cuban sailors doing that but I had never seen it.

And by the time we had finished, by the time chance and intention had intersected and passed, everyone was good friends and Alejandro made me promise to come back to Cienfuegos and see him again.

Kevin Slack Web: Snappedshots

Geannys: Sexy & Hot Cuban Model. Kevin Slack Fotos

Si algo amamos Kevin Slack y yo, es Cuba. Su cultura, su belleza, sus gentes, su forma de entender la vida y, por supuesto, sus hombres. Kevin Slack, es un fotógrafo canadiense buen amigo de “Burbujas De Deseo” que siempre tiene tiempo para dedicarnos sus palabras y mostrarnos  sus fascinantes trabajos. Hace ya meses, le hicimos una estupenda entrevista y sus fotos, son de lo más visto en esta web. Ahora, nos vuelve a sorprender gratamente. Con este espectacular y formidable Geannys. Un fornido Adonis cubano con una sensualidad y un erotismo que no necesitan palabras. Cuba es el paraíso y en el, Kevin Slack, se refugia cada vez que puede. No es de extrañar que Cuba y sus hombre -como Geannys- nos provoque tantos sentimientos: deseo, pasión, morbo, erotismo. Por supuesto, con las magníficas fotos de este magnífico fotógrafo canadiense que es Kevin Slack. Con Geannys, nos sentimos reconfortados y vivos. Como él. Un apasionante joven que demuestra toda la vitalidad de la juventud cubana. Pero mejor, conozcamos a Geannys -un músico y entrenador personal que espera triunfar en el mundo de la moda-  en palabras del propio Kevin Slack. Aunque esté en inglés, supongo que mucho entenderán el sentido de dichas palabras. Kevin, nos introduce a Geannys:

Geannys took a little work and a little time.  When I first spotted him, I chased him down the back streets of Old Havana.  And when I first asked him to model, he said no.  Within a few hours he had changed his mind.  He knew Lazaro, a friend and model I had worked with at Jardines de La Polar and Playa del Chivo.  However, on that occasion, Geannys and I never found the time to get together.  And so, as so often happens, I had to wait, we had to wait, until I got back to Havana.
And when I got back, Geannys wanted to meet and talk about what we were going to do for our shoot.  I almost always meet and talk with my models about ideas and what we can expect from each other.  But with Geannys it felt like an interview.  But after chasing him in the street, after waiting months to get back to Cuba, after our discussion, when it was finally time to get to it, Geannys, like a horse let out of the barn, was a wild one. How far he was willing to go even surprised me.
A perfect Scorpio, Geannys is a devilish and passionate flirt.  And when I asked him, “seduce me,” he was ready to seduce me immediately and thoroughly, telling me stories, between shots, in English and in Spanish, to offer up proof of his diabolic and untamed nature. It didn’t matter if they were true or not; although I expect his stories were true.  I had to stop more than a few times to catch my breath and to keep Geannys in – almost in – his pants.
A musician and a personal trainer, Geannys enjoyed his first time modeling. But perhaps not quite as much as I did. And while I might like to keep this brazen stallion to myself, Geannys is motivated to take modeling out of Cuba.

Thanks a lot, my friend, Kevin Slack!!!!

Enrique: Sexy Cuban. Kevin Slack Fotos

Hay que viajar a Cuba. Al menos, de la mano de Kevin Slack, para conocer el aroma, el sabor y los hombres de Cuba. Como este sensual y bellísimo modelo llamado Enrique. Con la magia de Kevin Slack, la portentosa y seductora belleza caribeña de este joven que es todo un sueño hecho realidad. Un excepcional trabajo fotográfico de ese magnífico fotógrafo canadiense con alma cubana. Desde la caliente y pasional Cuba, Enrique.

Kevin Slack: La Entrevista

Es imposible pretender reproducir toda la belleza que Kevin Slack es capaz de atrapar a través de su cámara de fotos. Hay tanta belleza en sus trabajos, que es muy difícil pretender mostrar todas las facetas de este magnífico fotógrafo canadiense. Kevin Slack y Cuba. Inseparables. Amor, Deseo, Kevin Slack regresa a Cuba siempre con la inquietud del que se adentra en un paraíso. Kevin Slack se crió en una granja en Ontario, Canadá. Estudiante de Artes Visuales e inglés, Kevin pronto descubrió que podía ser feliz junto a una buena compañera: su cámara de fotos. Desde muy pequeño, dibujó su futuro con imágenes que guardaba celosamente en su retina. Pero la vida siempre nos lleva por algunos senderos antes de llegar a nuestra carretera principal. Tras trabajar en un banco, viajar por Corea, Ecuador, Kevin decidió escapar de la rutina y dejarse guiar por su corazón. El sudor latino le envolvió calentando sus raíces anglosajonas y ya nunca ha dejado de soñar con su verdadero paraíso: Cuba.

¿De qué forma se presentaría Kevin Slack como fotógrafo? ¿Cómo fueron sus comienzos?

Al principio tuve dos contratiempos como fotógrafo.  Aprendí fotografía en el grado 5 cuando tenía 10,11 años.  Con una amiga desarrollamos un concepto considerado extremadamente escandaloso, o, lo hubiera sido si hubiéramos tenido noción de “vergüenza” que no teníamos.  Por suerte esas fotos ya se perdieron. Después estudié pintura en la universidad e hice un curso de fotografía.  Esto fue diez años antes de la fotografía digital.  Fue práctico saber revelarlas y trabajar en un cuarto oscuro, pero no produje nada de gran valor.  Más que nada, si no recuerdo mal, debido a un maestro que le gustaba hablar más sobre el significado de una cosa, en vez de sobre su belleza; entonces recuerdo que sacaba fotos con mi cerebro más que con mis ojos, corazón o alma.  Por lo demás mi experiencia como fotógrafo en Cuba fue más bien un accidente.  Hubo un viaje en particular dónde saqué algunas fotografías -más bien cándidas de la vida en las calles, chicos jugando a la pelota y, especialmente, boxeadores- no fue hasta llegar a casa que me entusiasmé con las fotos y me invadió el deseo de sacar más en cuanto me fuera posible.

¿Cómo descubrió Kevin Slack que la fotografía podía hacerle feliz?

Sabes que he estado ampliando mi portfolio de fotografías, desde hace casi diez años, especialmente de Cuba, y, especialmente de hombres cubanos.  Todo ha sido debido a mi egoísmo, todo era para mí y era feliz, quiero decir, que una bella fotografía me hacía feliz.  Desde hace sólo dos años es cuando mi trabajo ha empezado a llamar la atención.  Es tan raro y tan halagador cuando a alguien le interesa, sea un fan, un blog, un estudiante de arte o hasta un posible comprador.  Los halagos son estupendos.  La atención es estupenda.  Pero lo que verdaderamente me hace feliz es la fotografía en sí -la historia detrás de la misma.  Lo que me hace feliz también es el proceso: el proceso de buscar los modelos, ganarme su confianza, reunir el espacio, los modelos y la historia. Como mínimo, a menudo se precisa ingenuidad, paciencia, colaboración y, francamente, cojones.  Pero cuando funciona, es muy apasionante y satisfactorio.

Su primera visita a Cuba…

En el 2000.  Pensé que estaría más feliz en un complejo turístico y nos fuimos a Varadero.  Me encantó la textura azucarada de la arena. Pero después de dos o tres días de comidas insípidas, de piscinas y bares, de turistas europeos y canadienses, ya no pude más.  Me subí a un autobús, dirección a La Habana, un trayecto de tres horas.  Al final el bus baja por un terraplén, a través de un túnel y subes, subes hasta llegar a esa repentina, bella, ciudad romántica: La Habana.  Fue amor a primera  vista.  Cuando atravieso ese túnel -y lo hice hace unas semanas-siempre me acuerdo de la primera vez.  Exceptuando una cosa, jamás he vuelto a un complejo turístico de Varadero.

Hay una soledad, una melancolía, una luz especial en la fotografía de Kevin Slack. Y esa juventud un tanto triste que fotografía en esas habitaciones destartaladas ¿Es la cotidianidad de la belleza cubana?

¿Ummm?  Eres el primero que lo dice.  No busco a propósito la tristeza ni la melancolía.  Pero Cuba se está deshaciendo. Cuba es un bello desastre. Una ruina. Tengo sentimientos encontrados y ambivalentes sobre Cuba, sobre ese bello desastre. Hay tanta alegría, aguante y fuerza en ese país. Y, sí, mucha tragedia y desesperación también. En una fiesta, siempre he preferido al introvertido silencioso y solitario que al alegre extrovertido, por lo tanto ahí quizá existe una afinidad.

¿Hay que enamorarse de la belleza de un modelo para extraer de su cuerpo buenas fotos?

Respuesta rápida: no. Aunque siempre estoy un poco enamorado cuando estoy en Cuba.  Es una reacción química. Puede que sea el calor, el olor a salitre, la música o el teatro.  Mi mayor placer es estar enamorándome. No quisiera que me tacharan de ser demasiado superficial: Adoro a los hombres cubanos. Tienen una ferocidad que me deja huella. Muchos tienen fuerza y coraje y tantos, también, tienen cuerpos preciosos, flexibles, dorados por el sol.  Déjame que retrotraiga la pregunta: Para sacar lo mejor de un modelo, busco compromiso, confianza y una buena disposición a colaborar juntos hasta nuestros límites.

¿La sangre ardiente latina da buenas fotografías?

Por supuesto que sí.  ¿Qué es lo que no hay para amar?  Pero hay más que eso.  Existe también una franqueza, vulnerabilidad y fuerza.  Es una característica, varias características las que me seducen.  Una fuerza muy masculina y confianza en sí misma, hasta pavoneo diría.  Pero también una total sinceridad y vulnerabilidad. La sexualidad es tan fluida, tan viva y natural sin esos “put-off” de ataduras ni vanidades que he visto en otros modelos profesionales.

¿Qué le pide Kevin Slack a un modelo a la hora de posar?

Antes de preparar una sesión, es importante que comprenda los límites del modelo.  Con la desnudez, con el trabajo con los otros modelos, porque siempre preparo una sesión con una idea específica en mente. Aunque mis intenciones pueden variar según transcurra la misma.  Para cuando llegan los modelos, generalmente saben lo que espero de ellos.

¿Cómo definiría Kevin Slack el erotismo de sus fotografías?

En este caso, mejor dejarlo a los tertulianos y pensadores. Lo prefiero. Supongo que es una forma de contestación. Definir lo erótico, incluso mi erotismo, es engañoso y, probablemente, dañino.  La seducción es querer. Y querer es no saber. Si mis imágenes aún pueden seducirme-aunque estuve allí, aunque supe exactamente lo que pasó un minuto antes y un minuto después, con eso me conformo.

¿De qué manera surgen las ideas para una sesión de fotos?

Los conceptos siempre son orgánicos y variables. Algunas veces cambio mis planes según la luz; según el espacio disponible; otras basadas en la química de los modelos.  A menudo soy tozudo con una idea y busco la cascada o playa perfectas. Me gusta cuando los modelos sugieren ideas, así la experiencia se convierte en diálogo, en colaboración. Siempre me voy de Cuba, hago mis maletas y vuelvo a Canadá, con más planes que cuando llegué. Es la razón primordial por la cual siempre vuelvo.

¿Qué imagen de sus muchos viajes a Cuba regresa siempre a la retina de Kevin Slack?

Es gracioso las imágenes que se me quedan grabadas. Los chicos jugando a la pelota son recurrentes porque ellos fueron el “accidente” maravilloso que hizo que empezara todo esto.  Los “accidentes” siempre son las imágenes que retengo. Es un accidente de luz o de tiempo, no las bien planificadas y organizadas sesiones, las que me quedan. Es el desconocido jugando al fútbol en la calle. El chico que nunca conocí en la playa. Es lo pasajero y desconocido lo que se me queda grabado.

La belleza para Kevin Slack…

La belleza, como la pornografía, es difícil de definir; pero la reconozco si la veo.  La belleza puede ser un momento de gozo, pero puede que sea -por lo menos para mí-el momento de anticipar esa alegría o el momento de recordarla o de recordar su anticipación. Podemos vivir sólo para descubrir la belleza, pero al final, debería llamarse de muchas más maneras en vez de  solo una. La admiración de la belleza creo que es la mejor justificación de la existencia.

¿Su fotografía preferida?

Aunque tratase de resolver esta respuesta aquí, me sería imposible.  Pregunta al guardián del Zoo, qué animal prefiere.  Pregunta al que hace caleidoscopios que escoja su fragmento favorito. Siempre busco la foto perfecta. No la he encontrado aún, por eso sigo trabajando.

¿Qué sentimientos le provoca sus estancias en Cuba?

Te voy a contar sobre mi último viaje, porque los recuerdos están frescos.  Muchas de las cosas que amo de Cuba la están hiriendo de muerte y destrozando a mis amigos cubanos.  Lo más obvio, de una forma muy tangible y evidente, Cuba ha estado paralizada durante más de cincuenta años.  El sueño americano y el monolito rojo, blanco y azul, del consumismo y la democracia, viven en la puerta de al lado. Durante más de cincuenta años, Cuba se ha mantenido inamovible y retadora.  Por lo menos hay que admirar esa fuerza de convicción, la constitución de esa resistencia. La Habana en particular es de otro mundo: su arquitectura, sus ruinas, la percepción de tiempos pasados, la presencia de fantasmas y de la historia por doquier -debería ser imposible, pero está ahí.  Como un castillo en el aire y existen pocas cosas que borren esa ilusión.  No hay McDonald’s, ningún rascacielos moderno, ninguna valla publicitaria de neón que interrumpa o disturbe ese bello espejismo de que estás en otro lugar, en otros tiempos. Pero si desde fuera parece la manzana de Cezanne, por dentro está podrida, vacía y carcomida.

Volviendo al castillo en el aire, no hay nada que sostenga su belleza precaria.  Adoro la alegría de vivir que veo por todas partes. Trato de hacerles entender a mis amigos cubanos, que en Canadá, hace frío y es gris; que nos escondemos en nuestras casas, no conocemos a nuestros vecinos y trabajamos, trabajamos y hablamos sobre famosos e hipotecas.  Pero en Cuba hay teatro por todas partes, gente por todos lados.  Hay alegría y belleza por todas partes, y, por lo menos, según mi opinión, saben vivir, saben amar, bailan, beben, fuman y follan… Disfrutan de la vida.

Pero en este último viaje, amigos que conozco desde hace años, estaban más desesperados que nunca. Era un tema de conversación angustiosa y recurrente. Si querían un futuro, tenían que salir de Cuba porque no existe futuro en la isla. Por lo tanto los motivados y con posibles, se irán si pueden. Y ¿quién se quedará?  Aún amando a su país, en el mismo suspiro, te dirán que se tienen que marchar pero que quieren a su país. Consecuentemente, lo que yo quiero de Cuba, todo lo que yo quería, todo lo que quiero amar, está dañando seriamente a mis amigos cubanos.  Esto no es nuevo, solo que esta última vez era más urgente.  Es como amar una bella tragedia que aún no ha llegado a su fin.  Como el Acto IV de “Romeo y Julieta”.  Sabes que terminará mal pero ese final aún no ha llegado. Resumiendo, hay expectación y miedo.

Habitaciones desvencijadas y dos jóvenes durmiendo abrazados, la piel caliente sudando deseo, las noches ardientes, jóvenes que se divierten mientras sueñan con una huida, las calles con ruido, las voces, el sol pegajoso, la vitalidad de una juventud que juega y ama, la luz del malecón de La Habana, los bailes, las siestas húmedas, el amanecer sudado, los edificios rotos, la ilusión en la mirada de un niño, el sol pegajoso, los amantes durmiendo la siesta, la pasión de dos enamorados…¿ Con qué imagen se queda Kevin?

¡Jesús! Eso suena a un catálogo de mi trabajo. O el catálogo del trabajo que me gustaría hacer.  Si pudiese conseguirlo, real, honesto y genuino, los amantes durmiendo la siesta; pero después de esa expectación, después de la anticipación de ese amor ardiente, después de ese periodo de espera loca, y después de la pasión también, ese momento, justo después de una viva y gozosa honestidad compartida por dos amantes.  Yo lo quisiera real, y para que lo fuese, tendría que seguir a dos muy pacientes amantes de larga espera. Puede que fuera la foto perfecta de Cuba. Esperar, no el baseball, es el pasatiempo nacional de la isla.

¿Cuba es el paraíso soñado de Kevin Slack?

Podría haber sido. Y si fuera totalmente egoísta, lo podría ser aún. Pero estoy usurpando la tragedia de otra gente. Veo su belleza porque estoy fuera de ella, como el insecto en el ámbar o la mariposa encerrada en el bote de cristal.

¿Puede llegar a comprender un anglosajón como usted el alma de Cuba?

Puedo intentarlo y lo intento. Quiero intentarlo pero fallo inevitablemente. Puedo aprender el idioma.  Puedo aprender Salsa.  Puedo leer literatura cubana.  Puedo tener amigos cubanos.  Pero, al final, fallaré porque estoy fuera e incluso si tuviera los medios para vivir allí ahora -créeme que lo haría si pudiera- lo intentaría con más ahínco, pero, mismo así, fallaría.  Porque mi perspectiva es ya, e irremisiblemente, la opinión de un extranjero.  Eso no significa que el esfuerzo haya sido en vano. Digamos que voy a ver el “Guernica” de Picasso durante un año.   Puedo estudiar las partes. Puedo estudiar el total. Pero no soy Picasso ni esto es 1937. Al final puedo conocer el cuadro, puedo adivinar sus intenciones, pero ¿cómo puedo conocer el alma de Picasso o el alma de España?  Esto no significa que no lo quiera hacer y no quiere decir que no lo siga intentando.

¿A qué huele Cuba?

El olor me llega nada más aterrizar. Es como la colonia de un viejo amante. Me invade el alma y me despierta. Primero, una humedad tropical con aires de salitre empujados por los vientos alisios.  Y en La Habana, la loca circulación de La Habana, gasolina y metales calientes.

¿Cómo se vive la homosexualidad en la realidad actual de Cuba?

Técnicamente, la homosexualidad no ha sido ilegal desde 1979 en Cuba.  Pero sigue siendo difícil ser abiertamente gay en la isla. Solo hay un establecimiento gay, que yo sepa, en La Habana.  En la calle 23: Se parece a una cafetería super iluminada y aún nada me ha persuadido  a entrar. Entre los más machos, aún existe en Cuba la idea del maricón y bujarron; No eres verdaderamente gay a eso de que no seas un culo, un pasivo. Pero también existe una deliciosa fluidad sexual.  He estado en fiestas con tíos donde la mayoría eran heteros, tíos abiertamente gays y tíos que se encontraban, firmemente, en el medio. Conforme pude comprobar, a nadie le importaba un pimiento. Eso lo encuentro muy fascinante y refrescante.  Etiquetamos para separarlos y diferenciarlos: gay, hetero, bi.  Por lo menos, según mi experiencia, a Cuba le importa muy poco esas diferencias sociales.

Salsa, Danzón, Mambo…Creo que Kevin Slack es ya un experto bailarín de ritmos latinos…

Me encanta bailar. Me encanta que el ritmo me envuelva pero soy un travesti blanco cuando se refiere al baile. Bailo de la cintura para arriba. Quiero tomar clases pero me preocupa que sea un alumno imposible que es peor que ser malo.

¿Lo más bello que ha visto Kevin Slack en Cuba?

No puedo escoger. Jorge Luis es sin duda bello, pero su alma, ambición, motivación y humildad también iluminarían una estancia. Orly es un optimista incorregible e igualmente eléctrico.  Mónica con sus ojos almendrados tristes y su alma poética, feliz y transparente. Es curioso que cambié “cosas” por personas tan rápidamente. La generosidad de muchos que tienen tan poco o, simplemente, el jodido aguante de todo ello.

¿Dejará algún día su vida canadiense por la luz de Cuba?

Me siento vivo en Cuba, eso sin duda alguna. Pero tengo que imaginarme que amo a Cuba más que ella a mí. De todas formas, si existiera alguna manera me gustaría, sinceramente, saber cómo hacerlo.

Es inevitable hablar de la situación política de Cuba ¿Qué salida ve Kevin al actual régimen castrista en un futuro?

Cada vez que voy a Cuba pienso que no puede volverse peor.  Y cada vez que llego, veo que sí, que está mucho peor.  Respeto a Fidel Castro, o, por lo menos creo respetarlo.  Estoy razonablemente seguro de que el ama a su país.  Algo de él porque, el resto, puede que sea tozudez.  Existe una “Revolución Desafiante”. Aunque el desafío es, simplemente, una reacción.  No hay acción.  Ninguna acción que tenga sentido o que consiga ningún bien.  Mientras tanto Cuba tiene miedo al cambio.  Cualquiera cualificado a conseguir un cambio, tiene miedo del mismo. Es difícil entender un país que detiene a tu amigo, le lleva a un lado, le interroga, le pone unas esposas y le lleva a la cárcel por el “crimen” de haber estado paseando contigo.  Ese tipo de control estatal es terrorífico.  Pero hay más que eso, más que el control, también están la censura y la extremada pobreza de la gente.  No hay dinero.  El invierno del “Patriarca” llegará.  Aunque no estoy tan convencido, como lo estaba antes, de que cambien las cosas.  Cuba necesitará una intervención. Me parece inevitable e inminente también.  Porque la isla está al borde de las crisis. Cuba ha sobrepasado ese borde, me parece a mí. Está al borde del precipicio de las varias crisis.  Sigo pensando esto pero continúa peor.  Piensan en maneras de alargar la tabla de salvación pero no estoy tan convencido como lo estaba, que el cambio de régimen tendrá efectos espontáneos.  Cuba, políticamente, está atrofiada.

Una imagen real que haya contemplado Kevin Slack y que defina el amor homosexual en Cuba…

En las noches de los fines de semana, cuando los jóvenes no tienen a dónde ir, se reúnen alrededor de los árboles cuyas copas tienen forma de campana, en la Calle 23 y la Avenida de los Presidentes. Aunque, posiblemente, no tengan dinero para un taxi ni para ir a un club, se visten a la moda. Por supuesto, el espacio se llena de jóvenes enamorados. Hay música, cantan y beben. Un joven toca un bolero con su guitarra.  Las chicas hablan y ríen.  Cerca, están dos chicos de unos diecisiete años de pie, el más alto se pone detrás de el más bajo, agarrándole fuertemente, con cariño. No es el abrazo de dos hermanos o dos amigos ebrios.  Y lo más simpático y sorprendente es que parece tan poco sorprendente. Nadie se inmuta. Es extraordinario porque es tan común.

Por último ¿Sus próximos proyectos?

Muchos de mis amigos y fans quieren que lo intente en otro país. Pero para mí, como ya he dicho, siempre me voy de Cuba con más ideas que cuando llegué. Y, para mí, como Cuba necesita un cambio, siempre siento esa urgencia de que tengo que exprimirle todo el jugo antes de que la fruta caiga al suelo.  Las fotos que más me preocupan son las que nunca hice, las que me perdí.

Gracias, Kevin Slack. Un verdadero placer. Ha sido necesario tener al lado a una buena traductora para reflejar con nitidez toda la pasión en las palabras de Kevin Slack. Desde Burbujas De Deseo, nuestro agradecimiento a Merche Pallarés, que, desinteresadamente, nos ha ofrecido esta magnífica traducción de la entrevista a Kevin Slack. Nuestro profundo agradecimiento, Merche.

Kevin Slack Website: http://www.snappedshots.com/

Copyright: Kevin Slack y “Burbujas De Deseo”

Página 1 de 212