Burbujas de Deseo

4 comentarios

Jakob

Como me recuerda este chico mis tiempos de ejercito. Un comandante se habia fijado en mí y mando que se instruyera como asistente suyo. Una de mis obligaciones era la de conductor de su coche oficial, lo que le facilitaba sus intenciones. De nada sirvió mi resistencia, ante mi negativa podía ser incluido en las listas de servicio de guardia nocturna sin poder renunciar a mis obligaciones del día. Como era de esperar en pocas semanas cedí y me doblegué a sus deseos… Pocos meses después aquella entrega era para mí de lo más placentera.

Armando

Sí yo fuera sargento, a este soldadito no le libraba nadie, de encargarse de limpiar mi arma y vaciar el cargador con frecuencia.

Deja un comentario