Burbujas de Deseo

Erotismo De Hombre: Jason Morgan-Álbum De Deseo

Jason+Morgan+020

Jason+Morgan+017

Jason+Morgan+04.jpg

Jason+Morgan+010

Jason_Morgan_Sexy_Model_804

Jason+Morgan+018

Jason_Morgan_Sexy_Model_802

Jason_Morgan_Sexy_Model_800

Jason+Morgan+06

Jason+Morgan+07

Jason+Morgan+09

Jason+Morgan+08

Jason_Morgan_Sexy_Top_Model_3

Jason_Morgan_Sexy_Top_Model_2

Jason_Morgan_Sexy_Top_Model_1

jason morgan1

Jason+Morgan+03Jason+Morgan+01

Jason+Morgan+04Jason+Morgan+02

Jason+Morgan+2Jason+Morgan+3

No es un hombre, es el perfecto Adonis: Jason Morgan. La belleza hecha hombre. Fascinante y sensual modelo que es capaz de convertirse en un Dios del Olimpo de la Belleza Masculina sin mucho esfuerzo. Un buen puñado de fotógrafos han sabido captar con esmero toda la belleza de Jason Morgan: Gregory Vaughan, Bruno Rand, Joseph Bleu o Fabien Montique. Todo un álbum de deseo con Jason Morgan.

12 comentarios

Oscar Portela

LOS OJOS

poema

de OSCAR PORTELA

Me miras. Y desde ti me veo. Soy yo otra vez.
En el azul profundo de mar de tu mirada caben
Todos los cielos. Me miras. Estoy aquí. Soy un
Viento. Soy índigo. Solo para mi mismo esta fluyendo
Mi vida como un río mirado y visto.

Soy esta apuesta. Y te contemplo. ¿De lo contrario
Como me miraría yo en tus ojos?. ¡Helas!

No tienes tiempos. Y tiene el tiempo alas. El orden es.
Y responsable soy de ese llamado al que contesto
Sin misterio ninguno. Vuelvo a ser yo y espero.

Somos hijos de Adán. Somos su sombra y su retorno todo.

¿Que me lleva hacia ti sino el deseo? Sube desde tu boca
Astral un tiempo que se abre como dulce durazno
Y sangra mi alma en tu nostalgia pura
De otra patria lejana.

¿Que me dicen tus ojos,tu mirada? ¿De que secretos sellos
Demoníacos preservados por las semillas
De otras tierras me dictan éstos arrobos y estas danzas?

Tu frente el mar,el mar sobre esos ojos sin olas y sereno.

Y en cuadratura exacta la barbilla de lo que fuera fauno
Y es mortal ahora. Hijo de un ángel desamparado y triste.

Agrio sabor de un silbo vulnerado por la envidia de Apolo
Ya vencido por Marcias. Hay fuegos y lamentos en tus ojos.

El secreto sellado en una urna egea clama por ser colmado.

Y el eco de tu llamado vibra sobre tus puros pómulos.
Oratorio donde se deposita un beso.

Todo tu rostro es un llamado en sombras.

Y yo respondo con cánticos profanos. Solo tendrías que adelantar
La mano y el viento de ser en abundancia
Derramaría todo.

Me miras y devuelves a mí constantemente. A lo que fui
Y a lo que soy de nuevo.

Un mensajero solo. El servidor de un Dios ya desterrado
Que espera del mortal su guarida segura.

Su aposento y su cuna. El reposo final en ésta tierra.

*/ al hombre mas bello del mundo, JASON MORGAN: OSCAR PORTELA

Oscar Portela

NICK YOUNGQUEST Y KUNDALINI

poema de Oscar Portela

Kundaliny susurra en mis oídos,
de mi cóncavo vientre se aviene hasta mi aliento
y me posee, entregándome a las furias de la pasión
y la ebriedad sin límites.

¡Déjate ser, déjate ser, como el rió que no es el mismo nunca,
deja que la corriente fluya y te posea y purificará tu carne y
tus sentidos la serpiente que corre por tu sangre
y abandónate- ya no sabrás tu nombre porque será
un segundo nacimiento!

Ave de la mañana devorada por la serpiente
que se yergue en mi sexo como un extraño abeto
y abre mis piernas y se desliza y corre por mi ano
hasta llegar en un intenso viaje hasta la lengua
que en nuevo idioma te canta a ti Nick Youngquest
salmos endemoniados, tu mi señor que has dado a mi
alma la ambrosia que riegas en mí como un salvaje
potro para darme otro nombre en un segundo
y jubiloso nacimiento, Oh Nick Youngquest
que has despertado a la serpiente y has abierto
la cripta donde duerme el dragón y el tigre muere
en su guarida adormecido acaso y sin saberlo:

Tu legua sobre mi lengua se desliza. Tu cuerpo
orada el mió y hace saltar del fondo de la entraña
un silencioso grito jubiloso que es orgasmo y es muerte
y nacimiento pleno: así me dejo poseer y nuevamente como
Abraxas nazco del huevo que oculta la serpiente
a los ojos profanos al amor que edifica la catedral
magnifica y el órgano que gime entrecortado letanías
y gritos de placer al recibirte Youngquest
y servirte como tu al salvarme de toda muerte opaca
o darme auroras en la noche – estrellas del conocimiento
cogidas de tu cuerpo como las uvas del jardín de las Hespérides.

Oscar Portela

MIGUEL IGLESIAS y el CIELO
poema de OSCAR PORTELA

Verte Miguel y quedarse sin parpados
y no poder cerrar los ojos, abiertos ya para siempre,
para siempre desnudos como el azur, y ciegos,
pués tu visión es combustión que llama y quema
y exige la absoluta calma de la entrega absoluta
en la que ya no somos sino espasmos erráticos,
así las aves y los vientos, los elementos todos Miguel,
tocados son por tu visión celeste de impiadosa belleza:
así llamas a las fuerzas de la pasión y las dominas Miguel
y es tu cuerpo el campanario de las Iglesias donde se guardan
los deseos para resucitar después Miguel Iglesias,
bello como los bronces que despiertan clarines
Miguel, así como despiertas en mí la locura de saber
que si existes y que ya nunca se borraran del sueño
las quimeras, los ahogos, la irrenunciable nesecidad de ser
contigo infierno y cielo: Ay Miguel, que si un Dios te dió
forma para condena del amor y del deseo, aquí estoy,
con el enmudecido verbo y la lengua llagada por ese beso
que no llega, y que quizá un minuto antes de perecer, Miguel,
caiga del cielo abierto de mis ojos, para que el uno sea todo,
y la lascivia de solo verte, perfecto como el rubí en la frente
de la palabra única, justifiquen tanto destierro y cerrojo
para la carne, que en ti se abre como la roza en cántaro de versos.

Oscar Portela

EL CURARE y VOS
poema de OSCAR PORTELA

Débilmente se apagan las luces que iluminaron mis deseos
de más luz. Sutilmente los colores se ahogan saturados
en su propio elemento y los claros sonidos por los que recibía
el mundo se enturbian en mis oídos que ampliaban en sus albas
toda la exuberancia de la palabra vida.

Hoy vivo ya en penumbras.
De Claroscuros vivo y la imaginación que libaba de mieles,
vientos, aguas, la creación de ti en los sueños más hondos,
se aduerme en los venenos que los sentidos todos encenizados
desta tierra apagada que mis ojos reciben como brumas de un ocaso
sin termino, solo renacerá en el suicidio deste inmenso cansancio
que en mitad del desierto se hace uno conmigo. Ya no saldré a cazar.

Oh corazón: dulce es la madriguera y se apagan en ella los destellos
de las vírgenes albas, abras caídas de la magia en las que manos memoriosas
anunciaban el destino de la poesía, el exilio, el destierro,
la cruel incuria y feroz intemperie maquillada con máscaras
de un vil resentimiento.

Y entonces tú, mas seguro en la desnudes de la violencia de mis amados
ocres, entonces tú, llamándome, aún llamándome, fuera de toda madriguera,
fuera de todo pánico, me ofreces nuevamente el sueño de los astros
dormidos en tu sexo olvidado, aquí en el axis mundi, lejos de las miserias
de los cuerpos trasfigurados estos y las edades todas, lejos de la violencia
sujeta a tiempo y a dolor, cumplida el ansia de las glorias buscadas,
el otro tiempo, el tiempo del retorno renacido en tu cuerpo, oh Marcus Schenkenberg,
tú el adviento, tú el que inauguras el otro paraíso, el no creado por dios
alguno, el siempre prometido y solo presentido en un pobre poema
por un triste poeta.

Oscar Portela

CHRIS EVANS EL AURIGA
poema de OSCAR PORTELA

Chris es aun el espejo del alba
que despierta y el dulce aroma
del jazmín que amanece,
y por las verdes praderas
de su cuerpo andan bisontes,
ciervos y leopardos,
pues mi Chris es la América
sabía de los chamanes,
y el agua de los ríos claros de
las montañas: espera aún,
y de su rostro claro
y su sonrisa abierta
como las auras de las
bellas llanuras, mana lo
abierto, el mirto de la
casta pureza.

El será el vencedor
y llegará su hora de laureles
y danzas de alegría.

Ahora lo alabamos como
al Dios que en plena juventud
y orlado por la belleza
del auriga nos da de su visión
el sueño vivo.

Deja un comentario